Sadaksaryavalostikeshvara

Beijing o Tibet. Dinastía Ming. S.XV-XVI

Bronce dorado y cincelado
con incrustaciones de turquesas.
Alt. 21 cm.

Provenance: the Jeannette Claude Jongen collection of Buddhist Art
Publicado en: NEVEN, Armand. “Etudes d’ art lamaique et de l’Himalaya” , De Vleeschouwer, Bruselas (1978). Fig. nº5. Pág. 109

Añadir a la lista de deseos Añadiendo a la lista de deseos Añadido a la lista de deseos

Esta estatuilla es  un bellísimo exponente de  de las refinadas fundiciones realizadas en Beijing durante el reinado del emperador Ming. Yeong Leh (1403-1424).

El estilo es claramente tibetano, lo que se evidencia en las simétricas proporciones anatómicas, la indumentaria de la deidad y la forma doblemente gallonada del pedestal.

Por ello, tampoco sería descabellada la atribución de la pieza a un maestro tibetano, sin duda de primer nivel ante su enorme calidad técnica y material.

Por otro lado, también se puede establecer una relación formal entre esta figura y los retratos de monjes de la escuela de Saskyapa que se han conservado. Esta orden budista que en el S.XVI se asentaría en el monasterio de Matho, en Ladakh, al norte de la India (1)  adquirió en la época gran poder político. Una rama de esta escuela emprendió un proceso de renovación progresiva de su ideología  hacia las tendencias budistas chinas. Por otro lado permaneció una  segunda “rama tibetana” de la orden que mantuvo su pensamiento originario hasta medidados del S.XVII.

  1. En el año 842, Nyima Gon, un representante real del Tíbet tomó Ladakh para sí tras la caída del imperio tibetano y de su último emperador, Langdarma, ejecutado tras una rebelión de los mongoles. Nyima Gon estableció en estas tierras una dinastía independiente que impulsó las ideas religiosas del budismo, con una población predominante de ascendencia tibetana.

En lo que a esta estatuilla se refiere, cabe decir que ambas corrientes compartían la misma forma alargada de representar los pétalos del loto de la base, contribuyendo a la iconografía popular que ha llegado a nuestros días de Avalokiteshvara, el bodhisattva de la compasión y deidad patrona del Tíbet.

Diversas fuentes tibetanas explican que buda Amitābha dio a Avalokiteshvara, uno de sus principales discípulos, la tarea de hacerse cargo del cuidado del Tíbet. Esta es la razón por la cual, iconográficamente, esta deidad se representa no sólo a la manera de los maestros espirituales tibetanos, sino también siguiendo los modelos de mandatarios y reyes (como Trisong Detsen).

Por todo ello, Avalokiteshvara es considerada como una de las deidades más  importantes para el budismo tibetano que incluso llega a reconocerse como un buda  por las enseñanzas vajrayāna .

En conclusión, nos enorgullece presentarles una exquisita pieza de bronce bañada en oro, de enorme calidad material y virtuosismo técnico en la que confluyen ciertos rasgos estilísticos de la estatuaria China de los S. XV y XVI, con las características propias de las creaciones que empezaban a realizarse en Tibet en este periodo.

Podemos encontrar un ejemplar con técnica similar del S. XVI, en el British Museum. Nº Inventario: 1958,0719.1

Bibliografía:

LEIGHTON, Taigen Dan (1998). Bodhisattva Archetypes: Classic Buddhist Guides to Awakening and Their Modern Expression. New York: Penguin Arkana. pp. 158–205.

LOKESH Chandra (1984). «The Origin of Avalokitesvara» Indologica Taurinenaia (International Association of Sanskrit Studies). XIII (1985-1986): 189–190.

NEVEN, Armand. “Etudes d’ art lamaique et de l’Himalaya” , De Vleeschouwer, Bruselas (1978). Fig. nº5. Pág. 109

STUDHOLME, Alexander (2002). The Origins of Om Manipadme Hum: A Study of the Karandavyuha Sutra. State University of New York Press. p. 39-40.