Juan Pablo Salinas y Teruel

(Madrid, 1871-Roma, 1946)

Dama sentada
Óleo sobre tabla
26,5 x 16,6 cms

Firmado Pablo Salinas, Roma, en el ángulo superior izquierdo.

 

Añadir a la lista de deseos Añadiendo a la lista de deseos Añadido a la lista de deseos
SKUIPS19-001 Categorias, , Etiquetas, ,

Juan Pablo Salinas y Teruel fue hermano del también pintor Agustín Salinas. Cursó estudios en la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado de Madrid, aunque su paso por las aulas debió ser efímero.

Presentó sus primeros trabajos en la Exposición organizada por la Asociación de Escritores y Artistas de 1885 y en la Aragonesa de ese mismo año.

Fue premiado con sendas medallas de tercera clase. Hacia 1886 se trasladó a Roma, donde residía su hermano desde 1883, pensionado por la Diputación Provincial de Zaragoza. Asistió a las clases del Círculo Internacional de Bellas Artes y a las nocturnas de la Academia Chigi.

Formó parte de la colonia artística española residente en aquella ciudad y trabajó muy unido a su hermano Agustín que tenía instalado el estudio en Vía Margutta. Ambos hermanos remitieron sendas obras ala Exposición Nacional de 1887: Juan Pablo envió Marco Antonio y Cleopatra, pasaje extraído de la “Vida de
los doce Césares”, según el libro de Suetonio.

A semejanza de su hermano y único maestro, recreó también temas medievales de notoria influencia toscana. De esta época son obras como Romeo y Julieta, Escena del Decamerón y otras.

Su estilo evolucionó hacia el costumbrismo con especial atención a las escenas populares de carácter español o italiano, caso de Una boda en Aragón, Regreso de los vendimiadores, Costumbres aragonesas, Comida de boda en Andalucía, etc.
Su trayectoria mantuvo una unidad artística de similar contenido a la de su hermano hasta que conoció, en un viaje a París, los «casacones» de Meissonier que se convertirán por una temporada su temática preferida.

Expuso en los Salones Roger. Descubrió la pintura galante e inició sus famosas composiciones de ambiente dieciochesco, en los que aparecen personajes ataviados a la usanza de la época en el marco de lujosos interiores -palacios, sacristías, etc-, minuciosamente detallados gracias a su técnica preciosista, que se recrea en la inverosímil descripción colorista de ropas y encajes pero, sobre todo, en el magistral tratamiento de las carnes femeninas, deliberadamente sensuales.

Según parece, realizó diversas series temáticas para la decoración de grandes salones. Algunos temas de inspiración orientalista no son sino una breve «diversión» en su trayectoria, cuya última etapa se caracteriza por la disminución del tratamiento detallista. Su estilo atrajo a numerosos imitadores y sus obras alcanzaron precios elevadísimos.

De carácter delicado, la Dama sentada que aquí presentamos, es sin duda, un claro exponente de la preciosista producción de Salinas, donde el artista plantea una atmósfera intimista para recrearse en la introspección psicológica de la persona retratada.

BIBLIOGRAFIA

GARCIA GUATAS, M: La Diputación de Zaragoza y la creación del pensionado de Pintura en el Extranjero. Seminario de Arte Aragonés XXXIII, p. 121.
OSORIO Y BERNARD, M.- Galería biográfica… p. 615
PANTORBA B.- Historia y Critica, p. 477.
VV.AA.- Cien años de pintura Española y Portuguesa. Ed. Antiqvaria.
CONCHA BARRIOS.- Concha Barrios y la pintura del S. XIX (1978-1988)