Nicola Fumo

(Saragnano, Salerno, 1647 – ¿?, 1725).

Asunción de la Vírgen.
España. S.XVII
Madera tallada y policromada.
100 x 40 x 40 cms.

Añadir a la lista de deseos Añadiendo a la lista de deseos Añadido a la lista de deseos

Nicola Fumo fue un arquitecto y escultor barroco italiano, considerado como uno de  los más destacados exponentes de la imaginería napolitana.

Nació en Saragnano, Salerno, en el seno de una familia de tallistas, de modo que la estatuaría en madera estuvo muy presente en su infancia.

Según De Dominici, trabajó como discípulo en el taller de Cosimo Fanzago. Además hay constancia de su estrecha relación con Gaetano Patalano.

 

Aunque recibirá encargos en Italia a lo largo de toda su carrera, en especial napolitanos, es en Madrid donde Nicola Fumo alcanza su máximo éxito,  donde en 1689 fue nomrado escultor de cámara del rey Carlos II.

En su país natal realizó bellísimas esculturas como las del convento franciscano de la Santísima Trinidad de Baronisi e importantes ejemplares conservados en prestigiosos museos como el San Martín del museo de San Martino de Nápoles.

Además del Museo Diocesano y el Museo de San Martino, existen, entre otras: cuatro obras en la Iglesia de Santa María de Egipto para Pizzofalcone, un grupo de tres esculturas  «crucificado entre la Virgen y San Juan» en la Iglesia de Santa María en Montesanto, otro Crucificado en la iglesia de Santa María de la Providencia y otro en la iglesia de Santa Lucía, muy popular en Nápoles.

El historiador italiano De Dominici en su obra «Vite de Pittori, Scultori ed Architetti napoletani» (Nápoles, 1742) le menciona como uno de los más importantes escultores napolitanos tardobarrocos: Nicola Fumo, de quien dice recibió «…muchos encargos… deEspaña... donde envió obras bellísimas esculpidas en mármol y madera».

Entre sus obras más famosas se encuentra la “Caída de Cristo camino del Calvario” de la Iglesia de San Ginés de Madrid, firmada y fechada en 1698 y donada un año más tarde a la iglesia por el marqués de Mejorada.

Y, por su puesto, su “Virgen de las Maravillas” de Cehegín (Murcia), patrona de la ciudad y definida por muchos críticos como el emblema de la belleza femenina, en la que demuestra el realista dinamismo que tanto caracterizó a las piezas del maestro.

 

Inmaculada de Nicola Fumo, actualmente en paradero desconocido.
Fotografía de 1976 facilitada por Dña. Margarita Estella.

Por su enorme calidad técnica, debemos destacar la magnífica “Inmaculada” de Nicola Fumo (foto en pág. siguiente) que se conserva en el Museo Conventual de Antequera, Málaga. En ella, observamos una clara similitud, tanto técnica como compositiva con la “Asunción” conservada en nuestra galería.

 

En definitiva les presentamos un bellísimo ejemplar de una de las más extraordinarias obras que Nicola Fumo realizó en España a finales del S.XVII, donde se evidencia su virtuosismo como tallista. Una destreza que sin duda, alcanza su máximo delirio barroco es en el revoloteo de los numerosos angelotes desnudos en la parte inferior. Es por tanto, una obra que plasma claramente la ligereza, el amplio dinamismo, la dulzura en los rostros y la sutileza en cada guedeja del cabello que tanto caracterizaron a este sin par maestro napolitano.

Bibliografía:

ABBATE, Francesco, Storia dell’arte nell’Italia meridionale. Il secolo d’oro, Roma, Donzelli editore, 2002.

BOLAÑOS ATIENZA, María. Sagrada Familia. El Museo crece: Últimas adquisiciones 2005-2010. Madrid (m): 2011. p. 98.

MONTES, José Luis y QUESADA, José María, Real Parroquia de San Ginés. Guía del patrimonio cultural, León, Edilesa, 2009.

ESTELLA, Margarita Mercedes. Varia. Madrid, 1976