Pareja de jarrones romboidales con Tapa

China. Época Jiaqing (1796-1820)

Porcelana “Famille Rose” con decoración de Escenas de Mandarines
Cada una de las tapas está rematada con un león de bulto redondo.
Medidas: 34 x 18 x 11 cms.

Añadir a la lista de deseos Añadiendo a la lista de deseos Añadido a la lista de deseos
SKUEAA-005 Categorias, , Etiquetas,

Siguiendo la tendencia que Portugal ya había iniciado desde el S.XVI, la mayoría de países europeos comenzaron a desarrollar un interés por la porcelana china que pronto se convertiría en una auténtica moda. En el S.XVII Holanda arrebató el monopolio de las rutas comerciales a Portugal , a lo largo del S.XVIII, Inglaterra, Francia, Suecia y Dinamarca comenzaron a demandar esta cotizadas piezas, a medida que conseguían una mayor libertad para comerciar con oriente por vía marítima.

Por ello, a partir del S.XVIII y coincidiendo con los reinados de los emperadores Yongzheng, Qianlong y Jiaqing, aumentó considerablemente el volumen de porcelanas chinas encargadas desde Europa, lo que convirtió a la llamada “porcelana de exportación” en una de las fuentes de ingresos más importantes para la economía china del momento.
Es precisamente en esta época cuando comienzan a demandarse desde Europa todo tipo de formas y diseños, combinando los modelos occidentales con otros propiamente chinos: jarrones, figuras, vajillas, objetos de tocador, etc. Que situaron el exquisito y hasta entonces enigmático material de la porcelana, en los diferentes ámbitos de la vida cotidiana de la élite europea.
Poco a poco, en Europa se fue desarrollando paralelamente un gusto por la temática costumbrista china en las decoraciones.
Sin duda, estrechamente vinculado al mayor interés por el mundo oriental y el exotismo, el arte rococó experimento e interpretó, las “chinoiseries” para las artes decorativas.

Por tanto, en este prolífico contexto, no resulta difícil entender la original forma romboidal de la curiosa pareja de jarrones que aquí se presenta.

Acorde a su época, la densa decoración de esta original pareja de jarrones, comienza a emplearse a partir de 1760 siendo muy demandada por el mercado inglés.
Sus llamativos colores, su entramado dorado superpuesto y la minuciosidad de sus escenas chinas palaciegas, se convirtieron en los rasgos distintivos de un estilo, que hoy es conocido como ‘mandarín’.

Este estilo decorativo fue copiado frecuentemente por las fábricas occidentales y seguirá siendo popular hasta la primera mitad del siglo XIX. Fue tal la moda de la época, que incluso han llegado a nuestros días papeles de pared europeos que reproducen las llamadas “escenas de mandarines”.

Encontramos una ponchera de la misma época con decoración similar a la nuestra, en el Museo Victoria & Albert de Londres.
Inventario nº C. 89-1912.

BIBLIOGRAFÍA:

CASTELLUCCIO, Stéphane. “Le gout pour les porcalaines de Chine et du Japon” Editions Monelle Hayot, Francia (2013).

LI, He. “Chinese ceramics” Thames & Hudson, UK (1996).

SARGENT R,William “Porcelana china de la Colección Conde”. Elviso, España (2014).

VVAA.”Chinese ceramics from the Paleolithic Period through the Qing Dynasty”.Yale University, USA (2010).